Haití: 8 años de intervención militar

Minustah, la estabilización de la dominación

El Haití es la muestra más acabada de la barbarie capitalista pero también una muestra lacerante de la hipocresía de los gobiernos latinoamericanos. Hoy, queda de manifiesto que la MINUSTAH no es otra cosa que una fuerza militar de ocupación que vulnera la soberanía y la libre determinación del pueblo haitiano.

Llegar al Aeropuerto Tousaint Louventure en Puerto Príncipe, es entrar a la gloriosa República de Haití, hoy totalmente empobrecida gracias a la infamia y el saqueo capitalista e imperialista, Haití comparte la isla del Española, con su vecina República Dominicana. Allí llegó Colon en 1492.

Con 27.700 kilómetros y 9 millones de habitantes es hoy el país mas pobre de América latina y uno de los mas pobres del mundo, sin vías férreas, con una población en su gran mayoría negra, la expectativa de vida mas baja del continente, solo 56,5 años contra por ejemplo 78 años de su vecina Cuba, la tasa mas alta de fecundidad por mujer, 4,79 hijos por mujer, y la tasa mas alta de mortandad infantil.

Haití se asemeja a un territorio maldito, la pobreza, las catástrofes naturales agravadas por la crisis económica. El terremoto en la capital Puerto Príncipe, menos virulento que el chileno, pero con infinitamente mas muertos, nunca se dieron cifras oficiales pero ascenderían a mas de 200 mil.

El Haití de hoy es la muestra más acabada de la barbarie capitalista pero también una muestra lacerante de la hipocresía de los gobiernos latinoamericanos.

Como se sabe la revolución haitiana inició el proceso independentista en América Latina y al mismo tiempo fue la expresión más radical. Junto con la insurrección popular mexicana de 1810, bajo la dirección de Miguel Hidalgo y José Morelos, fueron las únicas dos revoluciones sociales de masas en el período de la independencia latinoamericana.

Las luchas de emancipación se abrieron en 1790 con la revolución haitiana y se cerraron con la campaña libertadora de Simon Bolívar que culmina en la Batalla de Ayacucho (9 de diciembre de 1824) muchos años después completada con la independencia cubana.

Los gloriosos ejércitos anti esclavistas haitianos, vencieron nada menos que a la Francia napoleónica proclamando la independencia mencionada el 1 de enero de 1804. Parecería que el imperialismo no perdonó nunca tamaña hazaña.
Haití además asistió al libertador Simon Bolívar, su presidente Alexander Petion asistió al caraqueño en su lucha independentista, cuando Bolívar desembarcó en tierra venezolana en 1816, llevaba un decreto abolicionista, editado en la imprenta que le había regalado el General haitiano Marion. Bolívar cumplió la promesa de decretar el fin de la esclavitud lo que le valió el repudio de “ su clase” los mantuados, dueño de ellos.

La revolución haitiana fue una revolución social-independentista y étnica.
Los negros haitianos descendientes de africanos que habían poblado el territorio montañoso (Haití significa precisamente eso, tierra montañosa) lideraron dicho grito insurreccional, fueron estos negros esclavizados, quienes habían reemplazado a los habitantes autóctonos de la isla, los exterminados indios caribes.
Poco después de su independencia Haití comenzó a sufrir divisiones internas, un reino en el norte dirigido por Chistophe y una república al sur gobernada por Alexander Petion, su sucesor logró unificar la isla en 1822. Pero en 1844 se produce la secesión definitiva quedando dividida en República Dominicana y Haití.

Haití fue ocupado militarmente el 28 de julio de 1915 permaneciendo hasta 1934 por los EEUU. En 1918 los norteamericanos reprimieron sangrientamente una revuelta paisana dejando un saldo de más de 15 mil muertos. En 1934 la presión hizo que EEUU abandone en la formalidad la isla, cosa que en los hechos no se cristalizó. Llevado por un golpe de estado al poder en 1945 Dumarsais Estime, fue derrocado en 1949 por una junta militar, en 1957 es elegido con la venia de los EEUU Francois Duvallier, el tristemente celebre Papa Doc, prohibió los partidos políticos de oposición.

La dictadura sangrienta se basó en la represión interna, los temibles Tontons Macoutes, una milicia parapolicial. Luego con el tiempo reforzados por los “ Ataches”. A pesar de intentos insurreccionales Duvalier continúo como dictador. EEUU teóricamente no aprobaba su política pero solo en lo reclamativo Haití fue quien dio el golpe final en contra de Cuba en la OEA, donde fue expulsada, EEUU a cambio del voto haitiano, remodeló el Aeropuerto Principal de la nación caribeña. Hoy ese mismo aeropuerto es dirigido por marines EEUU que hasta tienen el tupé de sellar pasaportes en una flagrante violación a la autoridad de una nación independiente. En 1964 Papa Doc se consagró dictador a perpetuidad, bajo el ala de “presidente vitalicio” en 1967 los Tontons ejecutaron a mas de 3000 opositores, Duvalier llegó al grotesco de mandar talar árboles en una región selvática por miedo a que insurgentes haitianos copien a los “ barbudos” de la Sierra Maestra Cubana . Papa doc enmendó la constitución para permitir que su hijo lo suceda a su muerte cosa que se cristalizó en abril de 1971, Jean Claude Duvalier accedió a la presidencia a los 19 años, de esta manera Baby Doc llegaba al poder, se mantendrá de la misma manera que su sanguinario padre, con la venia de los EEUU hasta 1986 que cae su sanguinaria dictadura. Se sucedieron juntas de gobierno: la de Henri Namphy, Leslie Manigat, Namphy de nuevo y Prospel Avril.

En diciembre de 1990 llega a la presencia Jean Gertrand Aristide, un sacerdote ligado a la teología de la liberación, abogado de los pobres, le dio esperanzas al pueblo haitiano, intentó vínculos con la Cuba de Fidel Castro, pero fue derrocado por los EEUU, es llevado “ exiliado “ a esa nación.

La crisis haitiana resultó agravada, miles de balseros partían hacia Miami, muchos de ellos infectados de HIV (Haití es la nación con mayor porcentaje de esta patología en América y a la altura de la África subsahariana, en esta terrible situación) esto alarmó a los EEUU quienes deciden devolver al poder al Ex sacerdote, previa sanciones al presidente haitiano Raoul Cedras, a quien habían apoyado anteriormente, estas sanciones no tocaron a la elite gobernante pero si agravaron las penurias de la población. En septiembre de 1994 EEUU interviene militarmente en Haití una vez mas, luego restablece en sus funciones a Aristide.

En esta etapa Aristide es completamente manejado por los EEUU, lo sucede su correligionario Rene Preval que gana la elección de 1995.

El empobrecido Haití vio la vuelta de Aristide al poder, de la mano de su partido La Ola, (labas) el partido con mayor consenso en la nación caribeña.

Haití culturalmente es un país muy rico con grandes escritores como el militante político Jacques Romain, autor de “gobernantes del Rocío”, quien fuera el fundador del Partido comunista Haitiano. En la actualidad se puede mencionar a Edwidge Danticat, quien relató magistralmente en su obra “ Cosecha de huesos” la barbarie del dictador dominicano Leonidas Trujillo sobre los inmigrantes haitianos.

Aristide es despojado nuevamente del poder en 2004. A partir de junio de ese año se establece como autoproclamada fuerza de paz la MINUSTHA, de la cual Argentina forma parte. En este punto me quiero detener. Argentina envía soldados, médicos, etc. a la ciudad de Gonaives principalmente, esto es visto por nuestro actual gobierno como una contribución latinoamericanista, cosa que es totalmente falso. En Haití, Cuba tiene un extraordinario contingente que entre otras cosas paró, esto admitido hasta por la prensa estadounidense, la epidemia de cólera.

Cuba la internacionalista de siempre, la primera en llegar al recate en el trágico terremoto de 2010. No envío un solo soldado de ocupación Argentina, junto a Brasil quien lidera la misión, son meros sirvientes de las políticas emanadas de Washington. La gloriosa Haití no merece verse invadida por una supuesta fuerza multinacional de paz. Haití necesita y merece nuestra solidaridad no con soldados sino con médicos, con un proyecto de desarrollo y con los aportes a él.

Haití es inviable si no se para la tala de los escasos bosques. Para poder subsistir. Haití necesita un plan de forestación, de viviendas de cultivos de alimentos. Mientras es una obligación de Latinoamérica colaborar con el pueblo de Petion y Emanuel Sanon.

El entrañable pueblo hermano de Haití no merece esta invasión, arropada de humanismo, invasión que abusa de sus ciudadanos (debieron retirar soldados uruguayos, que abusaron sexualmente de un joven haitiano a cambio de comida).

La ministra de Defensa Argentina Garre realiza visitas a las tropas Argentinas con cierta regularidad, pero nunca, informa al congreso de la Nación de los avances o retrocesos en el caso haitiano.
Las fuerzas políticas Argentinas, parecen poco informadas y /o interesadas en los padecimientos del pueblo antillano.

SE DEBE EXIGIR EL REGRESO INMEDIATO DEL CONTIGENTE ARGENTINO Y EL REEMPLAZO DEL MISMO POR UNO QUE SE OCUPE DE TAREAS HUMANITARIAS
MAS MAESTROS, PSICOLOGOS, MEDICOS NO MAS MILITARES.

Última modificación: 10 de septiembre de 2012 a las 09:50
Hay 1 comentarios
11 de agosto de 2012 a las 09:13 - Por: buli - (permalink)


muy bueno Nahuel!!

For security reasons you need to type the text displayed in the following image <img src_="/captcha/image/eb94a334abea2fd2441d9682279ec6d8b9f645cc/" alt="captcha" class="captcha" /> <input type="hidden" name="captcha_0" value="eb94a334abea2fd2441d9682279ec6d8b9f645cc" /> <input type="text" name="captcha_1" />